INDEPENDIENTE VOLVIÓ A LAS PRÁCTICAS LUEGO DE UN CONVULSIONADO RECESO

El plantel de Independiente volvió a las prácticas luego de un convulsionado receso en el que se produjeron importantes bajas de cara al reinicio de la temporada.

El equipo conducido por Lucas Pusineri comenzó el primer turno de trabajo a partir de las 9 con dos grupos de cinco jugadores que se dividieron en dos canchas del predio de Villa Domínico.

Uno estaba integrado por Milton Álvarez, Sergio Barreto, Lucas Romero, Jonathan Menéndez (volvió de su préstamo en Talleres) y Nicolás Messiniti, mientras que en el otro lo hicieron el uruguayo Renzo Bacchia, Alexander Barboza, Thomas Ortega, Braian Martínez y Alan Velasco.

Para el siguiente turno se espera la presencia del delantero y capitán, Silvio Romero, quien fue uno de los protagonistas del receso por liderar el reclamo de los pagos y por la posibilidad de su traspaso a Boca Juniors.

En la primera semana de trabajo no estará el lateral derecho Fabricio Bustos, quien dio positivo de coronavirus en el test PCR del sábado.

No obstante, en las últimas horas, el cordobés se sometió a una nueva prueba que arrojó resultado negativo.

El caso de Bustos se sumó al del juvenil Mauro Molina, quien se había contagiado antes de la confirmación del regreso a los entrenamientos.

Respecto del plantel que empezó la cancelada Copa de la Superliga en marzo ya no estarán los uruguayos Martín Campaña y Gastón Silva, ambos en conflicto con la dirigencia; Juan Sánchez Miño, quien fue separado del equipo; y Leandro Fernández, quien culminó su contrato el 30 de junio, entre los más importantes.

Tampoco se sumará Cecilio Domínguez, ya que el paraguayo fue transferido al Austin FC, una franquicia que debutará el año próximo en la Major League Soccer (MLS) estadounidense, en cuatro millones de dólares.

El paraguayo arribó al Rojo procedente del América de México por seis millones de dólares a principios del 2019, convirtiéndose en la compra más cara de la historia del club.

Un año y medio después de su llegada, el jugador que ayer cumplió 26 años partirá rumbo a Estados Unidos para continuar su carrera deportiva en ese país tras un año y medio en el que disputó 42 encuentros con la camiseta de Independiente y marcó ocho tantos.

Claro que el club de Avellaneda aún le debe dinero a América, de México, y tendrá que abonar dicha deuda que se encuentra con un litigio de por medio en la FIFA, ya que aunque en otro contexto económico mundial, un año y medio atrás pagó 6.175.000 dólares por el 75 por ciento del futbolista, pero luego se atrasó en los pagos, aun no canceló 3.200.000, y por eso fue multado en 800.000 por el máximo ente del fútbol mundial. La idea es que Austin FC le transfiera lo adeudado a los mexicanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *