COMUNICADO DE CICOP ANTE EL INGRESO DE UNA PACIENTE SOSPECHOSA DE CORONAVIRUS EN EL HOSPITAL FIORITO

Desde la Comisión Directiva de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) Seccional Fiorito informaron a la comunidad que en la guardia del día lunes 16 de marzo ingresó al Hospital Fiorito de Avellaneda una paciente sospechosa de COVID19, quien arrojó resultados negativos para influenza A y B.
 
Según se detalló, la misma fue derivada por el 148, línea habilitada por el Gobierno bonaerense para atender consultas sobre coronavirus, y se trataría del primer caso posible con esta patología en nuestro Hospital.
 
Frente a esta eventualidad, “advertimos que el protocolo de actuación que se puso en marcha, lamentablemente, no estuvo libre de limitaciones y falencias”, aseguraron al tiempo que denuncaron que “el Hospital no contó con elementos para la desinfección del consultorio de aislamiento y la atención de guardia se vio afectada transitoriamente”.
 
“En este contexto -continuaron-, no hemos recibido todavía una respuesta favorable a nuestra solicitud de puesta en funcionamiento del comité de crisis para responder a este tipo de emergencias en forma coordinada”.
 
Y agregaron que por este motivo, “instamos nuevamente a la Dirección a avenirse al diálogo en medio de esta delicada crisis para que el derecho a la salud de la población no se contraponga al derecho de los trabajadores y las trabajadoras de los hospitales de realizar sus tareas en condiciones adecuadas”.
 
“A su vez, observamos con suma preocupación las resoluciones del Boletín Oficial emitido en el día de la fecha (https://www.boletinoficial.gba.gob.ar/secciones/10220/ver – RESOLUCIÓN N° 90-MJGM-2020) que contempla en su Artículo 1° licenciar de cumplir tareas laborales a embarazadas y trabajadores con enfermedades crónicas y en su Artículo 5° le niega el mismo beneficio a los trabajadores de la salud”, manifestaron.
 
“Consideramos que sin ningún escrúpulo están exponiendo a las trabajadoras embarazadas que se desempeñan en los hospitales y centros de salud. Y, entendemos que el límite arbitrario de edad de 60 años para contemplar dichas morbilidades arriesga a compañeros con diabetes o afecciones respiratorias crónicas a una pandemia de impacto aún desconocido”, señalaron.
 
Finalmente, sostuvieron que “en mérito de todo lo expuesto, pedimos a los funcionarios de las más altas esferas del Gobierno y Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires que revean estas equivocadas disposiciones ya que implican riesgos innecesarios para el equipo de salud”.
 
“Desde nuestro gremio exigimos que se licencie a quienes se deba licenciar, sin límites injustos de edad, y se nombre el personal necesario para garantizar el correcto funcionamiento hospitalario”, concluyeron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *